NUESTRAS
NOVEDADES

Tamberos e industriales trabajan a pérdida
 
Tamberos e industriales trabajan a pérdida
Desde mayo, los productores acumulan una baja de 25% en el precio de la leche. Las empresas liquidan sus “stocks” por debajo de los costos, para hacer caja. No es un buen momento para la producción de leche.
 


 
Desde mayo, los productores acumulan una baja de 25% en el precio de la leche. Las empresas liquidan sus “stocks” por debajo de los costos, para hacer caja.

No es un buen momento para la producción de leche. Mientras los tambos en las principales cuencas de la provincia y de Santa Fe transitan por el pico de mayor producción en el año, los números siguen sin cerrar. Desde mayo, los productores han perdido 25 por ciento en el poder adquisitivo de la leche. De los 3,20 pesos por litro que recibían en el quinto mes del año, el precio pagado por el volumen entregado en septiembre será, en algunos casos, 2,40 pesos por litro.

Mientras intentan que el Gobierno nacional los reciba (los productores de Córdoba solicitaron una audiencia al secretario de Comercio Interior, Augusto Costa, y aún no tuvieron respuesta), el subsidio de 30 centavos por litro de leche otorgado por el Ministerio de Economía a los tambos de hasta 6.000 litros diarios no modificó la ecuación. Con el precio de la leche en baja, los costos de producción crecen al ritmo de la inflación, y ya superan el 25 por ciento en el año.

Pero la crisis no es sólo propiedad de la producción primaria. Como ocurre en la mayoría de las economías regionales, el trance afecta a toda la cadena, dominada por un tipo de cambio atrasado y costos crecientes (inflación).

Es por ello que la industria lechera tampoco atraviesa su mejor momento. A tal punto que hoy la mayoría de las empresas están trabajando a pérdida, según admitieron analistas del sector a La Voz del Interior. Esta situación no hace excepciones: involucra tanto a las usinas exportadoras, afectadas por la caída en el precio internacional, como a las que abastecen el mercado interno, que se encuentran con excedentes de lácteos y necesitan colocarlos en mercado, en algunos casos a precios menores al costo, para hacer caja.

Hay ofertas en los canales comerciales de queso cremoso, por ejemplo, a 40 pesos el kilo, cuando sólo en cantidad de leche (un kilo de ese alimento demanda nueve litros de leche) tiene un costo de 21 pesos.

A través de la bonificación comercial, con estrategias de venta que involucran dos productos al precio de uno, las empresas buscan financiar su propia actividad hasta que el mercado se normalice. Algunas marcas de leche larga vida (UAT) también se ofrecen en las bocas minoristas con la modalidad “dos por uno”

“Hoy la demanda está muy bien abastecida y sólo habría posibilidad de colocar más productos con una mejora en el poder adquisitivo”, sostienen los analistas.

Mientras el Gobierno nacional parece dispuesto a llegar al final de su gestión sin mayores cambios en su política lechera, las provincias productoras esbozan mecanismos de ayuda para la actividad

Ayer, el Gobierno de Santa Fe presentó su propuesta para paliar la crisis. El documento prevé que las empresas que exporten tengan libre disponibilidad de las divisas que ingresen durante la primavera; que se las autorice a liquidar las divisas con un máximo de seis meses de la fecha real del embarque y promover que una parte de la producción la paguen con cheques de pago diferido, que puedan ser descontados en el mercado de capitales.

En Santa Fe, opositores se ponen las pilas

Binner: Creen que la leche sale de la heladera. El candidato a senador Hermes Binner (foto), Frente Cívico de Santa Fe, dijo ayer en Rafaela que, “lamentablemente, la Casa Rosada nunca ha entendido al campo, y mucho menos a la lechería”. En ese sentido, el socialista ironizó: “Algunos funcionarios creen que la leche sale de la heladera”.

“Hay candidatos al Senado que levantan la mano de Cristina Kirchner, pero no las de los productores. Creemos que es un error conceptual muy grande y que lo paga toda la economía nacional”, afirmó Binner luego de reunirse con más de 20 tamberos.

Reutemann: Si dicen que pueden suspender retenciones, ¿por qué no lo hacen? El candidato a senador por Cambiemos en Santa Fe, Carlos Reutemann, le reclamó a Daniel Scioli que “suspendan las retenciones ahora mismo”, ya que “dicen que pueden hacerlo”. Reutemann recorrió Roldán y Carcarañá y consideró “muy preocupante la situación de la industria y el campo en la provincia de Santa Fe”.

“La industria hoy no es rentable”, dice un tambero y fabricante

Eduardo Ale es productor de leche y también industrial lácteo. Además de intendente reelegido de Las Varas (departamento San Justo), es dueño de la fábrica de quesos Cayelac.

Eduardo Ale es productor de leche y también industrial lácteo. Además de intendente reelegido de Las Varas (departamento San Justo), es dueño de la fábrica de quesos Cayelac.

Ale está en los dos lados del mostrador, y desde allí explica la complicada situación del sector. Su firma no exporta desde hace un año y tiene un mes de producción en stock . Es lo que pasa en general en todo el sector.

“Los precios se están viniendo abajo porque no se puede exportar por la baja de los precios internacionales más el atraso cambiario”, resume. Y aporta el contexto: “Anualmente, Argentina produce 11 mil millones de litros de leche y nosotros consumimos 7 mil millones, pero ese más de 30 por ciento de producción que hay de diferencia no se exporta, y entonces caen los precios internos”.

Ale apunta que algunas empresas del rubro hace ya 5 meses que no venden sus productos en el exterior, aunque para él, la situación es aun peor: “Nosotros desde el año pasado que no exportamos”, cuenta.

Pese a que la “gran producción interna supera ampliamente la demanda”, el empresario indica que “los productos no bajan en la góndola”, aunque desde julio a esta parte, Cayelac debió disminuir un 17 por ciento el valor de los productos a la salida de la fábrica. “Desde marzo de 2013 a marzo de 2015 subimos un 30 por ciento los precios, a razón de 15 por ciento cada año. Sin embargo, en los últimos meses tuvimos que bajar”, cuenta.

“Si en dos años subimos 30 por ciento con una inflación del 60 y tuvimos que terminar por bajar los precios, definitivamente la industria hoy no es rentable”, explica. Y se lamenta: “No es la primera vez que pasa. Hay que aguantar la pérdida, pero no es tan fácil”.

El varense apunta que tiene un mes de producción en stock (Cayelac tiene una capacidad productiva de 100 mil litros). El productor también indica que “desgraciadamente” la industria debe “esperar una adversidad ajena para que se reactiven los precios”, como sucedió con las inundaciones. Aunque, claro,”tampoco es favorable trabajar a la mitad de la producción”, dice.

Al ser consultado sobre qué salida le encuentra a esta situación, el presidente de Cayelac analiza: “Que se puedan mejorar los precios de afuera y que se exporte, o que el Gobierno ayude con algo en las exportaciones, porque con nuestro precio depreciado no podemos seguir”.

http://www.lavoz.com.ar
 


 
 







ABSA Nutrición Animal | Copyright ® 2010 - 2015 | Todos los Derechos Reservados